cebollas

La cebolla es originaria probablemente del sudoeste de Asia. Ha sido cultivada en climas benignos desde tiempos de los antiguos Egipcios y raramente aparece naturalizada o como planta silvestre.

Como alimento, la cebolla es una planta que no debería faltar nunca en la mesa, ya que por sus componentes, es considerada, junto con el ajo, un auténtico alimento-medicina. Se puede comer en caldo, mezclada con otras verduras o sofrita con otros ingredientes. Sobre todo, debería comerse habitualmente cruda, pues la cocción destruye sus componente esenciales, por ejemplo, cruda en ensaladas.

La cebolla contiene mucha agua (casi el 90 %), muy pocas grasas y pocos hidratos de carbono, por lo tanto se trata de un alimento muy ligero, adecuado para las dietas para adelgazar. No queremos decir con ello que la cebolla quite el hambre, sino todo lo contrario, la cebolla constituye un buen estimulante del apetito, aunque comer este alimento engorda poco porque tiene muy pocas calorías.

PROPIEDADES MEDICINALES DE LA CEBOLLA:

  • Circulación: la cebolla contiene la presencia de aliina y alicina. Estos componentes la hacen muy importante para la salud cardiovascular al tener propiedades antitrombóticas (evitar la formación de coágulos en la sangre) y para reducir la hipertensión, por lo que resulta muy adecuada para fluidificar la sangre y mejorar la circulación sanguínea.
  • Diurético: la cebolla tiene propiedades diuréticas debido a su alto contenido en potasio, ácido cafeico, glicólico, aceites esenciales y flavonoides. Favorece la eliminación de líquidos corporales y sustancias residuales del metabolismo, siendo muy adecuada en casos de obesidad, en dietas para perder peso, o retención de líquidos por reumatismo, gota e insuficiencia renal.
  • Anti-inflamatorio: el uso de la cebolla, por su contenido en quercitina, puede ser adecuado para mejorar los estados inflamatorios del intestino en afecciones como la enfermedad de Crohn, síndrome del intestino agujereado o la intolerancia al gluten.
  • Respiratorio: entre las afectaciones del aparato respiratorio para las que es adecuada se incluyen el asma, tos, gripe, bronquitis, faringitis, EPOC, etc. Sus principios activos son los aceites esenciales (disulfuro de alilo y tiosulfinato) y su alto contenido en el flavonoide quercetina, con propiedades mucolíticas, expectorantes, antiinflamatorias y antitusivas.
  • Digestivo: la cebolla favorece la digestión, al estimular el hígado, la vesícula y el páncreas, aunque debería evitarse en aquellos casos en que exista hiperclorhidria (acidez de estómago), así como en estómagos delicados.
  • Otros usos medicinales: alergias, pérdida de audición, cáncer, osteoporosis, acné, verrugas, loción capilar, picaduras de insectos, sabañones, urticaria, …
variedades
cebolla común
cebolla común
cebolla dulce
cebolla dulce
chalota o escalonia
chalota o escalonia
cebolla blanca
cebolla blanca
cebolla morada
cebolla morada
cebolla perla
cebolla perla